Llegamos a Parador Resort & Spa luego de un placentero recorrido, nos dieron la bienvenida en el portón principal y mientras nos dirigíamos a recepción inmediatamente nos recibió servicio al cliente y botones para ayudarnos con el equipaje. Sonrisas amigables nos rodearon, y sentía como mi energía se renovaba mientras empezaba a saborear el coctel de frutas y frotaba mi frente con la fresca y aromatizada toalla que me ofrecieron. El proceso de ingreso fue muy completo, el recepcionista repasó un mapa de las instalaciones y verificó el listado de sus facilidades y servicios.

Un botones nos llevó a nuestro edificio en un carrito eléctrico, y tuvimos el primer vistazo de algunas de las facilidades que ansiábamos disfrutar, como los senderos rodeados de jardines y las piscinas. Una rápida parada para mostrarnos la entrada del spa y el mostrador de tours, de camino al edificio de Suites, seguido por un corto viaje en elevador y caminábamos hacia nuestra Suite. Ahí en el corredor, enmarcado por el bosque, había un perezoso muy cerca de nosotros. ¡Sólo llevábamos 15 minutos aquí y ya estábamos observando vida silvestre que teníamos en nuestra lista de deseos! Una vez entramos a nuestra excepcional Suite, las vistas del océano Pacífica eran magníficas, y debo decir, estaba muy distraída de la explicación de nuestro botones de las amenidades de la habitación: ¡ya quería probar el Jacuzzi en nuestro balcón!

Más tarde ese día caminamos plácidamente por los jardines hacia el edificio principal para nuestra primera cena en el resort. Tenían tantas opciones gastronómicas de dónde escoger, que decidimos cenar en el Restaurante Galería para la primera noche de nuestra estadía de una semana, y pedimos sugerencias de nuestro atento camarero. Un ceviche de corvina con maracuyá y mango para empezar para mí (los sabores explotaban en mi boca), mientras mi esposo escogía un platillo estilo mar y tierra más tradicional. Nos consideramos apasionados de la cocina (foodies), así que pedimos los menús de los demás restaurantes, y estábamos emocionados de planear nuestra aventura culinaria para los próximos días. Era fácil ver que estábamos disfrutando esta maravillosa escapada, mientras nuestros cuerpos se balanceaban al son de la música y probábamos nuestras cervezas artesanales nombradas por Flash, uno de los perezosos residentes.

A día siguiente al desayuno, estábamos impresionados de la abundancia de las opciones del buffet. Omelettes preparados al gusto, batidos de frutas tropicales, panecillos, carnes frías, quesos, mermeladas, pan casero, y el tradicional gallo pinto (arroz y frijoles sazonados) con plátano maduro y más. Nos tomamos nuestro tiempo disfrutando una comida placentera acompañada del delicioso y energizante café costarricense, mientras observábamos el océano asombrados y disfrutando la vida silvestre. Un halcón iba y venía, pájaros de colores cuyos nombres no conocíamos, una iguana asomando su cabeza del jardín, ¡todo esto mientras desayunábamos!

Siempre siendo previsores, ya teníamos puestos nuestros trajes de baño, así que decidimos irnos de inmediato a tomar el sol luego de una corta parada en mostrador de tours para recopilar información y hacer unas preguntas. Teníamos unas actividades imperdibles ya en nuestra lista, como la visita al Parque Nacional Manuel Antonio y hacer snorkeling cerca de la costa, y queríamos ver qué otras opciones teníamos para ayudar a planear nuestra visita. Todo lo que tuvimos que decir es que queríamos llenar nuestros días con una buena mezcla de aventura y relajación, y el guía fue extremadamente servicial; tomó su tiempo para explicarnos que había actividades que podíamos disfrutar aquí mismo en sus instalaciones, y si amábamos la vida silvestre habíamos llegado al lugar correcto. Mencionó que un punto destacado para muchos huéspedes era el tour nocturno explorando sus senderos que empezaba al atardecer, que luego podíamos ser llevados al parque temprano al día siguiente. Verdaderamente disfrutamos los siguientes días, tomando un tour de atardecer en catamarán, hicimos paseos a caballo en las montañas, y nos consentimos a un día completo de spa con masajes de pareja y aromaterapia. Los dos nos sentimos completamente rejuvenecidos luego de tantos mimos… ¿Qué otra sorpresa nos tendrá esta visita reservada?

IMG_7086(FILEminimizer)
IMG_2166(FILEminimizer)
IMG_7025(FILEminimizer)

Reserva directo

.